Tienda online, ¿necesidad o complemento de apoyo?